Ritual de la mañana

Abrir los ojos antes que suene el despertador, lo suficiente como para anticipar la alarma y desconectarla justo antes que empiece a chirriar.
Tomarme 5 minutos para respirar, agradecer de estar viva otra mañana más y levantarme con calma.
Ir al baño, cepillarme los dientes, lavarme la cara (la ducha, si la hay, ya vendrá después).
Tomar un vaso de agua, comer una fruta.
Ejercitar 20′, puede ser yoga o una rutina de impacto, 10′ para elongar después.

Sonreír.

El resto del día será lo que tenga que ser.

Para empezar con yoga pueden usar este video.
Para transpirar y acelerar el metabolismo este otro.

Hablemos de cosas interesantes, hablemos sobre PopCorn Time.

No se trata de Campanella. Tampoco sobre el cine -que es una excusa más para sacar a relucir el tema- la discusión sobre esta polémica aplicación es otra:

Estamos hablando de la libre información y la mejora de las aplicaciones tecnológicas en su interfaz completa, que permite la comprensión suficiente para distribuir contenido a través del mundo con unos solos pocos cliks.

Discutir sobre los derechos de autor ahora es distraernos con cuántas monedas más o menos puede proveerse una industria atrasada en el tiempo. Me parece innecesario mencionar los estudios y casos que demuestran como la piratería contribuye directamente con el artista y la industria, a tal punto de considerarla prácticamente legal.

Pero no voy a entrar ahí, porque la conversación que quiero tener es otra.

Pensemos en qué fácil es crear algo que puede ayudarnos a mejorar la experiencia cotidiana. Me gustaría que todos puedan observar que cada participante de este proyecto no está involucrado por el dinero ni por la fama. Cada uno dedicó su vida de la misma manera que un artista lo hace con la suya, a llegar a este momento en el que están jugando. Aprenden a base de prueba y error sobre algo que aún no existe.

Lo que PopCorn logró es una obra de arte tecnológico, pero no la única; genialidades caen en el olvido en este preciso instante. La misma organización humana impide más de una vez que los proyectos más brillantes lleguen a implementarse, pero ey! es el proceso natural del sistema, somos caos: todavía nos cuesta ponernos de acuerdo entre todos.

Quiénes crearon esta aplicación están viendo exactamente una necesidad -que también es propia- y se dedican a eso, piensan cómo hacer más fáciles los procesos más complejos, y no solo para su disfrute personal, sino también para el resto de la humanidad que quiera aprovecharlo. Le da un megáfono virtual a la industria (que es una parte) para que llegue más lejos que nunca y también una herramienta a la gente (que al final somos todos) para que acceda al arte -y comercio- por sí mismos.

Hablemos de cómo nació el proyecto, espontáneamente, atrás de una idea que uno tuvo, otro quiso concretar, a un tercero le gustó y así, de la red misma, se creó una herramienta. Me gusta este presente en el que pasan pocas semanas entre la idea y la concreción. Es como si se quisiera hacer una película entre gente que no se conoce; todos los actores salen de twitter porque leyeron la idea y quieren formar parte también, y así aparecen guionistas, productores, camarógrafos y dos semanas más tarde, ya está en postproducción. Desarrollaron algo que los apasiona siendo cualquieras, sin fondos, sin poderes, sin intereses ocultos.

Popcorn Time funciona en los tres sistemas operativos principales -Windows OSx y Linux- no demanda ningún tipo de conocimiento previo, es atractivo a la vista, intuitivo y gratuito. No importa si la compañía está asentada legalmente y ofrece un servicio o no, ya no es necesario depender de eso, en un contexto dónde los dinosaurios de las productoras están aprendiendo a vivir después del meteorito de la internet -comunicación+tecnología-. Todo el contenido hasta ahora está curado por la industria permitió a la película ser llevada a la pantalla, por las comunidades de torrents que a su vez dejan que la información vaya fluyendo, ya que algo está disponible, siempre y cuando esté en la computadora de alguien más, que a su vez elige compartirlo.

Estamos siendo parte de un presente que siempre quisimos, con gente haciendo cosas productivas simplemente porque les parece que están bien, disfrutan el proceso mientras crecen y se mejoran ayudando al resto. No le pongamos barreras. Ojalá este sea el futuro para todos.

Rentar en San Francisco

alamosquare

A diferencia de la mayoría del país, en la ciudad de San Francisco el valor de las propiedades viene en escalada sostenida hace ya una década, producto de la enorme cantidad de empresas tecnológicas en el área y la promesa de oportunidades para quiénes estén dispuestos a crearlas. En el último par de años, este fenómeno parece haber tomado un impulso tal que ya no se sabe cuál será su techo ni qué traerá su fin.

Coincidiendo con la salida pública de nuevas empresas a los mercados cambiarios – lo que supone montones de nuevos ricos en la zona- la inflación del ámbito inmobiliario busca alcanzar los valores de la era .com, que desde su colapso en el 2010 aún no llegan a ser superados. Este panorama se acelera cuando a la ecuación le agregamos políticas urbanísticas que generan un déficit de viviendas que satisfaga la demanda, dificultando el crecimiento y expansión de una ciudad que se encuentra en plena transformación.

El resultado de todo esto se refleja de manera directa en el valor de los alquileres qué, tomando ventaja de los altos salarios del ecosistema tecnológico -y la joven edad de sus trabajadores- aumentaron de forma estrepitosa llegando a subas de hasta el 250% variando a nunca menos del 50%, según la zona en la que se encuentre ubicada la propiedad.

sfrentmap

Valor promedio por 1ambiente – Enero 2014

La mayoría de los hogares afortunadamente caen bajos las normativas de “rent control”, lo que significa que el valor del alquiler queda congelado desde el momento del contrato a la inflación oficial (cifras menores al 3%) no pudiendo ser finalizado por parte del locador en orden de crear uno nuevo. Los dueños sabiendo que no es fácil lidiar con quién no paga la renta, piden más papeles que la visa y hacen más preguntas que para un trabajo.

Las casas más convenientes son aquellas con varias habitaciones, llevando a la tendencia de buscar roommates con quién alivianar la renta que se encuentra entre 1200 y 2200 por dormitorio, según las comodidades que posean los espacios comunes y con cuántos se comparte. Es habitual encontrar grupos de jóvenes profesionales que ganan más de 100mil dólares al año cada uno, conviviendo en casas de dos plantas, sacando turno para organizar barbacoas en el jardín los fines de semana.

Este contexto es algo que hay que tener en mente a la hora de empezar la búsqueda y mantener las expectativas bajas.  Aunque no conozco a nadie que esté realmente conforme con la “casa” en la que termina, hoy quiénes encuentran su lugar se quedan allí para siempre -hasta migrar de la ciudad-.

SFDraw